SE TRIPLICÓ LA CARGA POR RUTAS NACIONALES

PLANTEO DE LA FEDERACIÓN RURAL AL CONGRESO NACIONAL DE INTENDENTES

Gremialismo rural hizo varios planteos a los intentendentes municipales, uno de ello el estado de las rutas

La Federación Rural (FR) planteó al Congreso de Intendentes que según la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa) entre los años 2000 y 2011 se triplicó el volumen de carga que se desplaza sobre las rutas del país y propuso que para atacar el problema además del sector público se deben involucrar a todos los actores de la cadena productiva.


Agregó que 80% de las toneladas transportadas en 2011 era  granos y madera; 13%, leche y lácteos; y 10% de la cadena cárnica. También en los puertos se deberían realizar importantes inversiones para mejorar. Se necesitan mejoras en capacidad de movimiento de contenedores y graneles, ampliaciones y dragados de canales a más profundidad para el acceso de buques de  mayor calado.

La FR entiende además que en materia de ferrocarril, “en el análisis de su viabilidad debería incluirse el ahorro y la disminución de riesgos que su implantación implicaría en materia vial y las externalidades positivas que podría producir”.

La gremial admitió que los recursos provenientes únicamente del sector público no serán suficientes, pero entendió que el aumento de la carga impositiva al agro “no es el mecanismo de financiamiento adecuado”.

Si bien el Estado deber ser el primer responsable de encarar el tema, “se debería involucrar en este desafío a todos los actores de las principales cadenas productivas del país, teniendo en cuenta el uso que cada una de ellas hace de nuestra infraestructura”. La FR propuso facilitar el uso de instrumentos jurídicos y financieros ya existentes, así como definir un plan, evaluar costos, ver cómo se financia y “sobre todo cómo se administra”.

La gremial planteó también la necesidad de la tenencia responsable de los perros mediante campañas integrales que incluyan la identificación individual con chips y castraciones. Además aseguró que el abigeato sigue siendo un flagelo, especialmente para la producción ovina, cuya carne se vende en puestos informales. Consideró que existen recursos técnicos para desestimular estas actividades que son las que promueven y mantienen el robo de ganado. Solicitaron a las intendencias controlar los expendios de carne y, para determinar el delito, que periódicamente con el apoyo del Instituto Nacional de Carnes (INAC) cotejar sus ADN con los de los animales robados

Fuente: Observador